Ejercicios de Kegel - Cómo hacerlos y sus benefícios | Plenitud®

Ejercicios de Kegel - Cómo hacerlos y sus benefícios

Volver

¿Cómo realizar los ejercicios de Kegel?

¿Cómo realizar los ejercicios de Kegel?



Los ejercicios de Kegel pueden ayudar a aliviar tus problemas de debilidad en la vejiga. Descubrí cómo hacer los ejercicios de Kegel paso a paso de la manera correcta.



Existe una manera segura y efectiva para ayudar a mejorar los escapes de orina. Es gratis, y podés hacerlo desde casa.

Es como un programa de “ejercicio”, pero diferente de cualquiera que hayas hecho antes. Vas a ejercitar músculos que realmente no podés sentir. Estos ejercicios se denominan ejercicios de Kegel, llamados así por el médico que los creó.

¿Por qué los ejercicios de Kegel son importantes?

Si se hacen correctamente, pueden ayudar a reducir y controlar los escapes de orina.

Beneficios de los ejercicios de Kegel para mujeres.

Te ayudarán a relajar los músculos vaginales. Esto hace que la vagina esté más abierta. Los ejercicios también ayudarán a las mujeres que sientan dolor durante la relación sexual y durante exámenes pélvicos.

Traemos cuatro puntos claves que debés tener en cuenta para que puedas hacer los ejercicios de Kegel de la manera correcta.

1) ¿Qué es lo que estoy ejercitando?
Los ejercicios de Kegel están diseñados para tonificar los músculos del suelo pélvico que se encuentran profundamente dentro de la pelvis. Esos músculos mantienen la vejiga, el útero y el recto en su lugar. También ayudan a controlar los mecanismos de apertura y cierre dentro de la uretra.

2) ¿Cómo aprendo a ejercitar los músculos del suelo pélvico?
Muchos médicos sugieren que utilices la técnica de la parada. La próxima vez que uses el baño, tratá de detener el chorro de orina. Es posible que no puedas detener el flujo por completo; pero disminuir la velocidad del flujo está bien.

Cuando realices los ejercicios de Kegel, pensá en lo que hiciste en el inodoro y tratá de contraer estos mismos músculos. Es importante que utilices la “técnica de parada" sólo para encontrar los músculos del suelo pélvico. No se recomienda hacer Kegels mientras estás en el baño de manera regular, para evitar que la orina fluya de regreso a la vejiga donde puede causar infección. Por esto, vaciá tu vejiga antes de hacer tus ejercicios Kegel.

Si aún no estás segura de si estás apretando los músculos del suelo pélvico - y muchas mujeres no lo están - pedile a tu médico que evalúe tu fuerza muscular durante tu próximo examen pélvico. El médico podrá determinar si estás contrayendo los músculos correctos.

3) ¿Aprieto los músculos de mi estómago mientras hago Kegels?
“Todos los demás músculos, incluyendo el estómago, los muslos y los glúteos, deben estar relajados cuando esté haciendo Kegels", dice la doctora Marcella Roenneburg, uroginecóloga del Centro de Salud y Medicina para la Mujer del Centro Médico Mercy en Baltimore, MD.

“Muchas mujeres están tensando los músculos del estómago, los glúteos o se están agachando (como cuando defeca), en lugar de contraer los músculos del suelo pélvico". Para asegurarte de que no estás tensando los músculos equivocados, ubicá tus manos sobre el vientre y la parte trasera para asegurarte de que no se estén moviendo cuando hagas los ejercicios de Kegel.

4) ¿Cuándo debo hacer Kegels?
“Hacer Kegel debe convertirse en un hábito, como lavarse los dientes", dice Amy E. Rosenman, M. D.

La primera vez que hagas los ejercicios de Kegel, contraí o apretá con fuerza los músculos del suelo pélvico durante 5 segundos mientras estás sentada. Luego relajate durante 5 segundos.

Si tenés dificultades para encontrar y contraer el músculo del suelo pélvico, seguí intentándolo hasta que sientas la misma sensación de levantar y apretar que sentiste al usar la técnica de la parada.

Aunque al principio sólo podrás hacer uno o dos Kegels, con el tiempo progresarás a hacer 10 a la vez durante 10 segundos, seguidos de 10 segundos de relajación.

La mayoría de los médicos recomienda al menos 10 repeticiones de Kegel de tres a cuatro veces al día para mantener el control de la vejiga. También podés variar tu posición (hacer algunos ejercicios de Kegel mientras estás sentada, otros mientras estás de pie y otros mientras estás acostada) y tu rutina, intercalando los ejercicios de Kegel con contracciones rápidas (cinco ejercicios, cada uno durante un segundo, y luego relajarte durante 10 segundos).

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Rutinas de ejercicios para adultos que fortalecen el cuerpo
Siguiente
7 Secretos simples sobre los ejercicios de Kegel