Volver

Beber el líquido adecuado para manejar la incontinencia

Cuando se trata de nuestro bienestar, la mayoría de nosotros pensamos cuidadosamente sobre que alimentos consumimos cada día. Pero ¿con qué frecuencia considera las bebidas que toma? Un mejor control de la vejiga requiere tomar decisiones inteligentes sobre qué, cuándo y cuánto bebes.

Lo que bebes es importante: toma una taza de café para comenzar la mañana, pides té o refrescos con el almuerzo y disfrutas de una copa de vino o una cerveza fría en la cena. Todas estas opciones de bebidas pueden empeorar los síntomas de la incontinencia.  

 

La cafeína en el café, el té y los refrescos actúa como un diurético, haciendo que los riñones produzcan más líquidos. Las bebidas alcohólicas tienen el mismo efecto. Además, la cafeína y las bebidas carbonatadas pueden irritar aún más la vejiga, lo que dificulta tener un mayor control.  

 

Beber agua en lugar de cafeína y bebidas alcohólicas siempre es una mejor opción. 

 

Lo que bebes es importante: en lugar de tomar un café de la mañana, toma un gran vaso de agua a primera hora de la mañana. El dormir deshidrata nuestros cuerpos, que han estado en reposo sin ninguna ingesta de agua durante 7-8 horas. Cuando no ha tenido suficiente agua, su orina se concentra más, lo que puede irritar el revestimiento de la uretra y la vejiga. Intenta beber un vaso de agua a primera hora cada mañana. 

 

Muchas personas creen que limitar los líquidos es la mejor manera de controlar la incontinencia. La verdad es que restringir los líquidos en realidad puede agravar el problema. Cuando bebe menos agua, su orina está más concentrada y puede irritar el revestimiento de la uretra y la vejiga. La disminución de líquidos también puede provocar deshidratación y, a su vez, estreñimiento, lo que puede contribuir aún más a la incontinencia. 

 

Entonces, beber mucha agua (al menos 1.5 litros o seis a siete vasos distribuidos a lo largo del día) es realmente bueno para la salud de la vejiga y un mejor control. 

 

Bébelo, escríbelo. Si te preocupa la conexión de fuga de la bebida a la vejiga, has un seguimiento de tu ingesta de líquidos (qué, cuándo y cuánto bebe), así como cuantas veces al día vas al baño. Esto te permitirá controlar con precisión cuánto bebes en el día la salida de líquidos para compartir la información con tu doctor y determinar los ajustes de ingesta apropiados que se deben realizar.

Con la información y plan correcto, puedes comer, beber y seguir disfrutando de la vida.

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Los 6 aspectos del bienestar
Siguiente
Tips para vestirse & sentirse cómoda y segura