Volver

Olor vaginal y menopausia

Actualmente, la mayoría de las mujeres que están entrando a la mediana edad esperan sentir algunos cambios físicos asociados con la menopausia. Casi todas las mujeres han oído hablar de los temidos sofocos, sudores nocturnos, cambios de humor y trastornos del sueño. Sin embargo, pocas mujeres esperan experimentar cambios físicos en la vagina.

Cuando la pubertad comienza y el ovario comienza a producir las hormonas estrógeno y progesterona, aparecen los ciclos menstruales, y las mujeres jóvenes son forzadas, listas o no, a prestar atención a su vagina. La mayoría de las mujeres que he cuidado en mis treinta años de práctica clínica (incluyéndome a mí misma) prefieren ignorar este proceso. Sin embargo, todas nos damos cuenta que es parte de lo que somos.

A medida que maduramos, empezamos a apreciar los muchos beneficios de nuestra vagina. No es sólo un portal para los ciclos menstruales; es la puerta de entrada a nuestra fertilidad y placer sexual. Parece que funciona perfectamente con poca ayuda nuestra. Esto es algo bueno. Nos gusta que no tengamos que preocuparnos por ello.

Pasan rápidamente 35 a 40 años y ahora los ovarios ya no están produciendo la misma cantidad de estrógeno, nuestra fertilidad ha terminado (lo que para la mayoría es aceptado) pero notamos que la vagina “se siente" muy diferente. A veces se siente seca. También podemos notar que hay un olor diferente que proviene de la vagina. Las secreciones vaginales han disminuido, pero ahora muchas de nosotras experimentamos filtraciones de orina al toser, estornudar, reír o tratar de mantener el ritmo de nuestros amigos en las clases de acondicionamiento físico. Esto se llama incontinencia urinaria y es más frecuente de lo que creíamos. El goteo de orina durante la menopausia puede causar un olor vaginal no deseado. Además, un cambio de pH en la vagina, causado por hormonas fluctuantes, también puede contribuir al olor vaginal.

Cuando esto sucede nos sentimos traicionadas, esa sensación de frescura se ha ido. Ya no nos sentimos como nosotras mismas, la mujer que conocíamos. “¿Qué está pasando?" “¿Por qué ahora?" Y “Puedo lidiar con los sofocos, pero por favor no me hagas renunciar a mi sexualidad". Estos son todos los sentimientos que puedes tener.

¡No te desesperes! En la mayoría de los casos, el olor vaginal puede atribuirse a la pérdida de orina o a un cambio en el pH vaginal. Es necesario acudir al médico si el olor es constante, causando cualquier molestia vaginal o si está empeorando. Pronto te darás cuenta, menopausia o no, que ¡no tienes que renunciar a ninguna parte de la mujer que has llegado a amar!

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
¿Qué es un sofoco?
Siguiente
Cambios simples, resultados grandes