Volver

7 cosas para decirle al especialista en la primera cita por incontinencia urinaria

 

Asistir al médico puede ser un proceso retador, con nuestras vidas agitadas, a menudo no hacemos de nuestra salud una prioridad hasta que algo anda mal. Incluso cuando nos tomamos el tiempo para ir, es muy difícil comunicarnos con el médico y más si se trata de resumir lo que sentimos en un tiempo tan reducido de 15 minutos. Es especialmente difícil hablar de temas vergonzosos con amigos cercanos a nosotros mucho menos con nuestro doctor.

Uno de los temas más comunes con el que las personas tienen dificultades para hablar es la incontinencia – Los escapes de orina que son suficientes en cantidad y frecuencia como para causar angustia física y/o emocional. La incontinencia es un tema difícil de tratar, pero cuando se convierte en algo que debilita la calidad de vida, es hora de recurrir a un profesional. Las pérdidas involuntarias de orina no son motivo para avergonzarse y además usted no está solo.

La incontinencia es un problema médico y su doctor puede ayudarle a encontrar una solución. A continuación, unas recomendaciones cuando se trata de incontinencia o las pérdidas involuntarias de orina:

 

Hable con su médico sobre cuándo comenzaron sus síntomas y por cuánto tiempo los ha estado experimentando

Hay muchos tipos de incontinencia, así que esto es importante. Hablar acerca de su patrón de orina con su médico le ayudará a determinar qué tipo tiene y cuál es la mejor manera de tratarla. Como mencioné anteriormente, existen muchos tipos de incontinencia: de esfuerzo, urgencia, vejiga hiperactiva, funcional, rebosamiento, mixta, transitoria y más. Es muy importante observar detenidamente su incontinencia urinaria para que usted y su médico puedan desarrollar el tratamiento adecuado para usted.

 

Hágale saber a su médico cómo este problema le está afectando a su vida

¡Este es su cuerpo y su vida, así que no minimice! Este es un verdadero problema médico y no hay de qué avergonzarse. Sea minucioso al hablar de sus síntomas. No permita que la vergüenza sea la razón por la que no reciba el tratamiento necesario. Cuente qué actividades prefiere no realizar. Usted no tiene que redefinirse o planear su vida alrededor de un baño.

 

Sea claro y veraz sobre su estilo de vida y patrones de comportamiento

Sus patrones de comportamiento pueden ser la causa principal de su incontinencia urinaria. Por ejemplo, la cantidad de líquidos que bebe, ciertos alimentos que puede estar comiendo y sus patrones para vaciar la vejiga pueden afectar la salud del sistema urinario, así como la función y el control de la vejiga. También hay muchos medicamentos recetados y suplementos comunes que se ha descubierto empeoran las pérdidas involuntarias de orina. Algunos de los desencadenantes comunes de la incontinencia urinaria son la cafeína, el alcohol y la nicotina, los alimentos picantes e incluso el chocolate. Si alguno de estos alimentos o hábitos son recurrentes en su rutina, ¡La suspensión de estos podría ser la solución! Pero ya sea que las soluciones se logren a través de cambios en el estilo de vida y el comportamiento, medicamentos, productos para la incontinencia como Plenitud, cirugía o una combinación de tratamientos, hablar honesta y abiertamente con su médico puede ponerlo en el camino correcto.

 

Cuéntele a su médico todos los síntomas

Si el orinar es doloroso, tiene dolor pélvico, hay sangre en la orina o tiene síntomas que aparecen muy rápido o drásticamente, consulte a su médico de inmediato. Aunque este no es el caso común, a veces la incontinencia urinaria puede ser un signo de un problema mayor o más urgente. Si usted está experimentando alguno o todos los síntomas anteriores es aún más importante que discuta honestamente la situación con un profesional.

 

También mencione si está teniendo dificultades con las deposiciones

Hay dos razones para hablar de esto. Primero, el estreñimiento puede ejercer presión sobre la vejiga, y segundo, los pacientes con problemas intestinales a menudo tienen problemas urinarios y viceversa. Los nervios que controlan la vejiga también controlan el colon, lo cual hace que algunas personas filtren tanto heces como orina.

 

Dígale a su médico si usted experimenta algún dolor o molestia durante sus relaciones sexuales

Los pacientes rara vez ofrecen información voluntaria sobre cómo su vida sexual se ve afectada negativamente por la incontinencia urinaria. Las mujeres a menudo tienen miedo de las salidas involuntarias de orina o de dolor durante las relaciones sexuales y, como resultado, evitan las situaciones íntimas. Es importante que le mencione a un profesional el dolor durante el coito, ya que puede ser un signo de desequilibrio hormonal. En algunos casos, las mujeres tienen salidas involuntarias de orina con la penetración debido a la presión sobre la vejiga, y en otros casos, las mujeres pueden tener salidas involuntarias durante el orgasmo. Existen muchos métodos y maneras de curar, o al menos de aliviar la incontinencia, por lo que si experimenta dolor o miedo a que se filtre orina durante las relaciones sexuales, consúltelo con su médico.

 

Pregunte acerca de los síntomas asociados con la atrofia vulvo vaginal

Muchas mujeres con incontinencia y síntomas de sequedad, irritación, dolor y urgencia y frecuencia urinaria tienen atrofia vulvo vaginal, sin embargo, las mujeres con frecuencia no reportan síntomas, por lo que no reciben tratamiento. Es muy importante que hable con su médico acerca de esto, ya que se puede tratar muy fácilmente con estrógeno vaginal tópico.

Usted no tiene que vivir con incontinencia urinaria. Es extremadamente común y hay muchas opciones que son fáciles, de bajo riesgo y no quirúrgicas. Muchas personas viven con salidas involuntarias de orina y, como resultado, pueden retraerse socialmente o deprimirse. Es posible que nunca se les diagnostique o trate. Muchos están demasiado avergonzados para hablar de ello con sus médicos, o simplemente creen que no hay nada que se pueda hacer. ¡No sea una de esas personas! Hable con su médico, recupere su vida y comience a obtener el alivio que desea y merece.